Hoy nos colamos en… Langool Academy

Publicado por
Merendamos donuts mientras practicábamos el inglés y tratábamos de reflotar Panrico, en concurso de acreedores desde el año pasado.

Imagina un sitio donde las sillas no sólo no son las típicas de madera y color verde que aumentan la tendencia a la paraplejia en un 63%, sino que incluso resultan cómodas para el culo (¡Ha dicho culo!). Donde las mesas no tienen grabados tipo ‘Antonio y Nerea’ o ‘Kiko y Shara’ y además uno puede sentarse y estirar las piernas sin riesgo de sufrir una lesión. Donde hay televisiones de plasma y una infraestructura que permite que el sonido emane del techo y no de un radiocassette de mierda. Donde entra la claridad del exterior pero no el terral y donde se habla inglés, alemán y ruso.

Merienda con diamantes.

Merienda con diamantes en Langoon.

Hasta el momento hay cuatro lugares que cumplen los requisitos indicados. El Despacho Oval, el Nirvana, Langool Academy y el nuevo Camp Nou, valga la redundancia —‘Nou’ significa ‘nuevo’ y ‘nuevo’ también—. Como uno de ellos aún no existe, Nirvana es un grupo de música y en la Casa Blanca no nos dejarían entrar sin permiso del vicedecano, estamos en Langool Academy, sí, donde nos recibe su     gerente Gabriela Neycheva, simpática tanto por voluntad propia como por autoimposición, ya que una de las normas internas de Langual consiste en que el trato al cliente sea ejemplar. Que uno entre y no tenga ganas de irse. Y para ello han instalado, además, una entrada de gas que droga a los estudiantes, aunque nos han pedido por favor que no lo mencionemos.

Se han gastado mucho dinero (se calcula que varias veces el rescate de Bankia) en alquilar y remodelar el local para vosotros. Gabriela fue casi academia por academia y apuntó todo lo que no le gustó para corregirlo en Langol, que resulta de la mezcla entre ‘Language’ (academia) y ‘School’ (de inglés buenísima). No es sólo el trato al cliente, las infraestructuras —también es Teleco por la UMA y sabe de acústica y esas cosas— o el aerosol que coloca —también es Teleco por la UMA y sabe de esas cosas—, sino también las clases: en Langool’s se enseña más fonética y menos gramática, y se hacen menos ejercicios teóricos para poder practicar más la conversación, que es lo importante según Páez de Uriaga (2009:14). También preparan entrevistas de trabajo a la carta, dan clases particulares y, yo qué sé, hasta organizan talleres de hostelería.

Lantool en una foto.

Lantool en una foto.

Hemos venido a una merienda temática en inglés, que se celebra el último viernes de cada mes, para ver qué se cuentan. Son tres euros por dos horas, e incluye café o té (rojo o negro) y buffet libre de donuts, croissants y todo tipo de cosas que te harán sentir muy gordo, un precio a pagar mínimo en comparación con lo mucho que aprendes. Hoy toca aprovechar el tiempo escribiendo una historia siguiendo una serie de patrones previamente acordados. La ganadora fue ésta, claramente influenciada por los vídeos de gatitos que se reproducían en la pantalla, y sus autores se llevaron, además de la satisfacción personal, un cheque regalo de clases gratuitas valorado en 16.000 euros.

A Gabriela se le ocurrió la idea de montar Langood Academy el 15 de mayo de 2013. El destino quiso que coincidiera con el segundo aniversario del 15-M, un movimiento que abogaba por regenerar la política y mejorar el nivel de idiomas de la población española. De alguna forma Lancún es la reencarnación de una filosofía que pretende cambiar el mundo a mejor, así que si quieres aprender inglés, ruso o alemán ya sabes cuál es tu sitio. Un sitio donde puedes estirar las piernas sin chocarte con las patas de la mesa.

El 15 de mayo también es el cumpleaños de Evra, el negro del Manchester United.

 

¿Cuál será tu próxima academia de idiomas?

View Results

Loading ... Loading ...
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)